In: Tips

Si, lo se, esta imagen esta un poco fuerte pero tristemente esto es lo que consumimos cuando no compramos orgánico.

Mi mama, es el mejor ejemplo de la gente que hasta hoy en día sigue queriendo creer en que la diferencia entre un huevo común y uno orgánico es muy poca, que realmente no hay diferencia y que ya todos los alimentos están de alguna u otra manera contaminados. Por mi parte intento todos los días demostrarle que entre mayor sea nuestro consumo de comida orgánica mayor será nuestro beneficio en nuestra salud.

La realidad es que hoy somos tantas personitas en el mundo que para satisfacer las necesidades del ser humano mucha gente ha visto esto como una oportunidad de “negocio” sin importarle nada ni nadie mas que su beneficio. Y ¿por qué? Pues al final del día solo les importa seguir vendiendo y ganando dinero.

¿Qué pasa? Que entre 5 y 11 gallinas son encerradas en una diminuta jaula del tamaño de una hoja de papel, les machucan sus patitas para que no se puedan mover, las ponen debajo de focos, les inyectan hormonas y químicos y todo esto porque a cada gallina le tomaría aproximadamente 34 horas en producir 1 solo huevo y en cambio si no las dejan dormir, ni caminar para que no adelgacen y las mantienen de esta manera podrán estar produciendo entre 4 y 5 huevos al día.

En que se traduce todo este cuento, en que en realidad la diferencia entre un huevo orgánico y uno inorgánico es abismal y que esta en ti darle a tus hijos, a tu familia y a ti mismo un alimento de calidad, sin químicos ni hormonas, rico en nutrientes, mucho mas alto en proteínas y además sin tanto sufrimiento para aquellos pobres animalitos.

 

Via: PETALATINO